La bella y la bestia: una historia de amor

Credito de imagen

Un modelo de belleza, Tania Mukherjee podría barrer los pies de cualquiera con sus encantos. Sus ojos profundos como el lago, su hermoso cabello negro cayendo en cascada hasta su rodilla y su tez angelical era lo que hablaba de la ciudad. Un desfile de sueños se refugió en esos hermosos ojos, y uno de ellos fue casarse con un hombre alto, moreno y guapo que sería lo suficientemente rico y que poseería un corazón lleno de amor. Uno podría visualizar al esposo de Tania como un héroe de Bollywood, que sería impecablemente guapo.



Además de su belleza, también fue una de las afortunadas de ser bendecida con un cerebro. Pero sus talentos académicos no tuvieron muchas oportunidades de florecer porque sus padres los cortaron, cuyo amor por su hija fue impulsado por una sola misión, y eso fue casar a su hija con un niño elegible que pudiera mantener a su hija feliz. Pensaban que la graduación era lo suficientemente buena como para exhibir a su hija en el mercado matrimonial. ¡Y eso es! Poco después de su graduación, todos los anuncios matrimoniales en el periódico obtuvieron un nuevo estatus en el hogar Mukherjee.



La buena apariencia de Tania Di y un grado lo suficientemente bueno no hicieron que fuera mucho más difícil para los Mukherjees conseguir muchas alianzas. De hecho, las propuestas llegaron y se volvieron bastante ocupadas clasificando las alianzas según sus preferencias. Irónicamente, Tania apenas fue consultada en este asunto y sabían exactamente qué sería lo mejor para su hija. Tania misma prefirió permanecer callada y, probablemente, para mantener su imagen de niña buena, se mantuvo sumisa.

De todos modos, finalmente se centraron en un niño que era suficientemente rico, decente, pertenecía a una familia buena y próspera, en resumen, era todo lo que uno podía desear. Esos días, la mayoría de las chicas como Tania no tenían mucho que decir en un matrimonio arreglado típico. Tania realmente no lo vio, pero el matrimonio fue algo arreglado. Fue solo un par de días antes de su compromiso, que ella encontró la manera de verlo.



¡Oh no! Tania no pudo contener las lágrimas. ¡Esto no era lo que ella soñaba! Todos sus sueños de caminar de la mano con un guapo alto y oscuro se hicieron añicos. ¡Un hombre de cinco pies con cicatrices en la cara y una barriga sobresaliente iba a ser su esposo!

Tania estaba completamente deprimida, pero ninguno en la familia prestó atención, ya que pensaban que las miradas no importaban. Entonces Tania tuvo que morder la bala. Se casó a medias con este hombre, todavía insegura de si sería capaz de superar sus decepciones o no. Quien estuvo presente en la boda dejó la fiesta solo sintiendo lástima por ella porque el partido no se veía mejor que el de la Bella. y la bestia

Hoy, han pasado 15 años y Tania, madre de dos niños encantadores, reina en su casa como una reina y su marido la mima abundantemente. Ella también está locamente enamorada de él. Ahora todos los adoran como pareja, ya que realmente han dado un ejemplo: que la belleza externa es simplemente superficial, realmente no importa. Todo lo que importa en un matrimonio es el respeto y el amor mutuo.